"Lo primitivo no es lo mismo que lo bárbaro. Lo bárbaro ya está corrompido, lo primitivo aún no ha madurado." G. Leopardi

Monday, 5 March 2018

LA HIPNOSIS DE LAS LÍNEAS DISCONTINUAS (nimiedades)







La mirada no descansa ni en domingo, y en el paseo familiar advierto un motivo que había ignorado hasta el momento y que ha atrapado toda mi atención. Estas rayas fueron pintadas igual, sospecho que maquinalmente, pero cada una ha tenido su evolución y ya ninguna es igual a otra. El tiempo es el factor que va diferenciando cada unidad, cada línea discontinua en la carretera, y supongo que sucede lo mismo con el resto de las marcas  viales pintadas sobre el asfalto. 

Sin embargo, siguen cumpliendo su cometido como señal vial, como segmento dentro de la red de carreteras, como  el blanco guión de un camino infinito que separa los carriles, que delimita el sentido del automóvil e indica que se puede adelantar. Si alguna otra vez llamaron mi atención fueron para no pensar en nada. Su observación a cierta velocidad ejerce un efecto indudablemente hipnótico, y caigo ahora de nuevo bajo la hipnosis desde la quietud.

En este primer acercamiento, mi mirada encuentra un motivo sin fondo alguno, sin discurso, sin otra teoría que sea la de corroborar la erosión que el tiempo ejerce sobre todo. Es tan solo eso, un primer acercamiento a un signo gráfico al servicio del buen funcionamiento del tráfico rodado.

Y no es casual que yo, canto rodado, advierta con sorpresa tan sencilla señal a ras de tierra, una tierra peligrosa, asfaltada y surcada por veloces y pesados autos. De cualquier modo, quedan éstas líneas como temporal registro de una aparente nimiedad cargada -o no- de significados; de una nimiedad que evidencia lo poco que tengo que hacer y la deriva de una mirada que no descansa ni en domingo.